La gestión del almacén forma parte de un proceso indispensable dentro de la logística de toda cadena de suministro. Es un procedimiento crítico cuya organización debe trabajar en conjunto con la gestión del aprovisionamiento en el departamento de compras y el de contabilidad, con la gestión del inventario y del stock, así como con la distribución de mercancías.

Pon en práctica estos 5 pasos para realizar la gestión del almacén con el máximo provecho:

1. Identifica los procesos que ocurren dentro de tu almacén.

Al ser el almacén el corazón de la logística, se vuelve de vital importancia conocer los procesos que son más relevantes para tu operación. Así como las áreas de oportunidad que tenemos, para comenzar a hacer cambios que mejoren potencialmente el desarrollo del mismo.

Procesos en el almacén o centro de distribución

2. Analiza el tipo de producto que manejas.

Cada producto tiene diferentes características que deben ser consideradas para optimizar el almacenaje y sus procesos. Por ejemplo, si tus productos son perecederos o de temporada deberán de salir primero evitando así, mermas o pérdidas por no entregarlos a tiempo. Si ciertos productos se venden más rápido, deben de tener una ubicación más cercana al embarque para agilizar su movimiento.

3. Instalaciones óptimas y personal capacitado.

Deberás contar con espacio suficiente para almacenar todo tu inventario así como tener una señalización adecuada que permita la fácil ubicación de zonas y producto. También deberás mantener racks, patines y montacargas en buen estado así como personal adecuado y capacitado. Ya que son piezas claves para asegurar que tus productos no se dañen.

Actualmente las grandes empresas ya utilizan tecnología que disminuyen los tiempos y movimientos del pesonal y el impacto que este tiene en el manejo de la mercancía o productos. Esto permite un menor daño o desperfectos al ser manipulados, así como una mayor seguridad de los operarios dentro del almacén o CEDIS [OJOS Y MANOS LIBRES]; asegurando una mayor productividad y exactitud.

4. Accede a la información en tiempo real.

La información en tiempo real te permite tener un mejor seguimiento y trazabilidad de tus productos: desde que llegan a tu almacén hasta que salen. Esto te permite tener mejor control de tu inventario sabiendo exactamente qué tienes, en dónde está y cuánto tienes. Así facilitas su rastreo desde que se produce el producto hasta llegar a su destino final.

Por ejemplo, si una producción tiene un problema de calidad, a través del lote asignado y un sistema de administración de almacenes, puedes identificar exactamente dónde está ese producto y recuperarlo.

5. Monitorea a tu equipo de trabajo.

Conocer paso a paso qué hacen tus operadores – qué actividades ejecutan y quién hizo qué dentro del almacén – te permite identificar en donde invierten más tiempo dentro de tu operación. De esta forma, identificarás áreas de oportunidad para automatizar el trabajo. Y con ello, alcanzarás una mayor capacidad de reacción, mayor productividad y mejores niveles de servicio.

Además de considerar estos puntos para empezar a ver beneficios, es importante que te apoyes con soluciones tecnológicas.

Un Sistema de Gestión de Almacenes (llamado comúnmente Sistema WMS), te permite optimizar, automatizar, medir y controlar todos los procesos de tu almacén así como lograr completa trazabilidad de tu inventario.

Te invitamos a conocer diversas soluciones que te apoyarán a lograr los resultados en las operaciones dentro de tu almacén o centros de distribución:

Sistema WMS de JDA para operaciones de alta complejidad.
Sistema WEP de Supplynet para operaciones de baja complejidad.

También te podría interesar LEER:

¡Comparte con tus contactos!
Categorías: Artículos