Los consumidores en la actualidad buscamos nuevas alternativas y medios de compra que resulten sencillos y cómodos, hemos usado plataformas tecnológicas y métodos que han vuelto cada vez más complejo para las empresas entregar productos y servicios de una manera eficiente y rentable. Realizar un análisis de la cadena de suministro para evaluar su eficiencia y productividad asegurará la competitibidad y rentabilidad a largo plazo de la empresa.

Para lograr combinar eficiencia con rentabilidad, además de mantener la calidad y el nivel de satisfacción de los clientes, es indispensable contar con una óptima gestión de nuestra cadena de abastecimiento integrada de inicio a fin: desde la planeación de inventarios y ventas  hasta la entrega del producto en manos del consumidor final.

Es común pensar que la solución inmediata para enfrentar estos retos será el empleo de tecnología, pero su implementación será bastante dolorosa si no se cuenta con una base sólida considerando cuatro componentes fundamentales en las Organizaciones: Procesos, Infraestructura, Sistemas y Gente.

 

Trazar un plan de análisis de la cadena de suministro y mejora de procesos.

Teniendo claro cómo se compone nuestro proceso logístico y cuáles de sus eslabones resultan más relevantes para la estrategia de nuestro negocio, se puede trazar un plan de análisis y mejora priorizando aquellos procesos que tengan mayor impacto en los resultados de la empresa.

Podemos comenzar identificando seis eslabones o funciones logísticas:

  1. Aprovisionamiento (Planeación de la Demanda, Inventarios y Compras).
  2. Producción (Manufactura).
  3. Almacenaje (Centros de Distribución).
  4. Transporte (Propio/Tercero).
  5. Comercio Internacional (Importaciones / Exportaciones).
  6. Punto de Venta (Físicos/Electrónicos).

Una forma de medir la relevancia o el impacto de cada función logística es de acuerdo a su complejidad y volumen en las operaciones. Por ejemplo, en el Aprovisionamiento entre mayor sea el número de productos, proveedores, órdenes de compra emitidas, etc. mayor complejidad encontraremos y esto se verá reflejado en el tiempo, gente y recursos que se tienen que emplear para tener una adecuada planeación, ejecución y control.

De manera similar podemos medir la relevancia para el Almacenaje tomando en cuenta las políticas de manejo de inventario, el total de pedidos a clientes, unidades de almacenamiento, entre otras. En Transporte los segmentos, esquemas y modos administrados, el total de puntos de origen y destino, cantidad de embarques realizados, etc.

De acuerdo al sector de Industria y a la naturaleza del negocio, tendremos que desarrollar un plan de análisis específico y determinar las funciones logísticas que no apliquen o que resulten moderadamente relevantes; en esos casos puede considerarse el contratar a una empresa externa que brinde estos servicios, como el caso de los Operadores Logísticos.

En las funciones o eslabones con mayor relevancia es prioritario asignar recursos para la evaluación de las prácticas empleadas en sus procesos para determinar qué tan maduros se encuentran. El nivel de madurez de los procesos será dictado por la definición de procedimientos estandarizados, estables y con capacidad de mejora continua; además de la efectividad en la comunicación y visibilidad entre los procesos de la misma función logística y con el resto de los eslabones de la Cadena.

 

Estructurar el plan de mejora de nuestra cadena de abastecimiento

planeacion del analisis de la cadena de suministro

El plan de mejora que se trazará para el corto, mediano y largo plazo deberá considerar en primera instancia aquellos procesos más relevantes y menos maduros, atacando aquellas operaciones arbitrarias, empíricas e inestables con el diseño e implementación de un modelo operativo acorde con las necesidades del negocio y con base en mejores prácticas. Es fundamental que se cuente con la documentación y capacitación adecuada para asegurar que las operaciones se ejecuten correctamente. Te sugerimos realizar una auto-evaluación de los procesos logísticos de tu organización con la herramienta DNA LogístiK.

 

Identificar la Infraestructura y los Sistemas idóneos dentro de nuestro análisis de la cadena de suministro.

El siguiente paso para lograr tener una Cadena de Suministro Integrada será identificar Infraestructura y Sistemas que agreguen valor, es decir, equipamiento y tecnología de información que habiliten o faciliten la ejecución de las distintas operaciones. Esto permitirá automatizar, controlar y medir los procesos y así contar con información en tiempo real que permita la toma de decisiones de manera proactiva y oportuna con una visión global de nuestras operaciones logísticas. La implementación de estas soluciones no debe realizarse indiscriminadamente, si no de acuerdo a las características y atributos inherentes a la operación y a los retos del negocio, siempre bajo una justificación económica en el corto y mediano plazo.

Un aspecto fundamental para asegurar que los elementos mencionados anteriormente lleven a alcanzar o rebasar los resultados esperados, es la Gente. Es primordial definir un organigrama con roles y responsabilidades claras, evaluando que las distintas competencias de gestión y conducta cumplen con lo mínimo requerido en los distintos niveles y alineando los objetivos individuales con los objetivos estratégicos de las diferentes áreas y de la empresa.

De esta manera, el contemplar los cuatro componentes Procesos, Infraestructura, Sistemas y Gente en un plan de mejora continua, podemos contar con un análisis para tener una cadena de suministro en óptimas operaciones.

 

Conoce como TAMEX optimizó los procesos en su almacén con soluciones para la planeación del inventario:

 

Conoce los beneficios que obtuvo El Palacio de Hierro al implementar de manera adecuada un Sistema WMS.

 

Arturo Quiñones – Customer Advisor netLogistiK
Gabriela Fernandez – Assessment Consultant netLogistiK

 

Categorías: Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *