La gestión de inventarios es parte vital de toda cadena de suministro. Ya que permite conocer y analizar el comportamiento de los productos que se manejan para responder adecuadamente a las necesidades del mercado. Es así como la manera en la que los productos son introducidos en la cadena de suministro, depende del esquema de control que maneja la empresa y que son conocidos en la industria logística: Push y Pull.

A continuación te compartiré las características de estos esquemas de control, su impacto en la gestión del inventario y la importancia de los indicadores para la toma de decisiones.

ESQUEMA PUSH

También conocido como Buy/Make to Stock, el esquema Push se asocia con los sistemas Material Requirement Planning (MRP). Este esquema hace referencia a los inventarios en los que el vendedor es quien “empuja” la mercancía en dirección al cliente o consumidor.

El aspecto crítico de las empresas que se rigen bajo el esquema Push es el pronóstico de la demanda. Por lo que aquí se tiene que conocer con precisión, qué productos comprarán los clientes, qué cantidad y cuándo van a hacerlo. Así se fabricarán o comprarán los productos necesarios para satisfacer la demanda, con los menores costos de almacenamiento y operaciones posibles.

ESQUEMA PULL

Este esquema Buy/Make to order está asociado con los sistemas Just in Time (JIT) y es considerado como un esquema flexible. Aquí los inventarios funcionan de manera reactiva ante la demanda del cliente o consumidor. Además nace como un deseo de evolucionar hacia una producción y logística más eficientes.

La idea reside en que el sistema de producción y distribución reacciona según la demanda en tiempo real, por lo que el aspecto crítico es conocer en todo momento las necesidades de inventario.

El principal beneficio del esquema Pull es reducir desperdicios en la producción, disminuir los costos de almacenamiento y mejorar la eficiencia de los procesos de abastecimiento, generando y enviando solo la mercancía justa.

Estrategia Push y Pull en la logística
Esquema Push y Pull en la cadena de suministro.

Ningún enfoque es mejor que el otro. Depende fundamentalmente del giro de la empresa, de la importancia de las economías de escala y de la incertidumbre en la demanda.

Es muy habitual que las empresas usen esquemas mixtos, donde ejecutan el esquema Push hasta los centros de distribución cercanos a los puntos de venta y, desde allí, suministrar a los puntos de venta finales según la demanda que estén teniendo en tiempo real.

La existencia de economías de escala hace más atractivo el enfoque Push, que permite la producción de lotes grandes, Mientras que una mayor incertidumbre en la demanda favorece al enfoque Pull, que minimiza el riesgo de pérdidas por obsolescencia de las existencias en inventario.

IMPORTANCIA DE LA DIGITALIZACIÓN Y LOS KPI’s

Identificar el proceso logístico que requiere atención, definir los factores clave y establecer indicadores es una buena práctica para diseñar medidas y acordar metas. Desafortunadamente muchas empresas invierten la mayor parte de su tiempo en la supervisión y el control de sus operaciones y no en una buena planeación.

En un mundo tan competitivo, lograr una buena gestión es esencial para sobresalir. Una forma de hacerlo es innovando con el uso de tecnologías. Las cuales en el corto, mediano y largo plazo, ofrecen a las empresas un efecto directo en los costos de compra, almacenamiento y operaciones. Sin importar el esquema Push y Pull bajo el cual se rigen.  

La digitalización ayuda a las empresas a llevar un control de los indicadores (KPIs) y a realizar comparaciones sobre el avance de productividad en los procesos. Esto es con la finalidad de tomar acciones de mejora si así lo requiere la operación. Estas metas pueden alcanzarse implementando algún software para la digitalización de la cadena de suministro (Bussiness Intelligence, Machine Learning o Artifical Intelligence). 

Para hacer más eficientes estos esquemas Push y Pull, es importante informarse sobre los sistemas tecnológicos que existen actualmente en el mercado. Éstas pueden añadir un valor significativo en las operaciones de gestión de inventarios con base en los KPIs previamente establecidos.

Una alternativa de tecnología es GAINS, que por sus siglas en inglés, General Adaptive Inventory Solution, emplea una Metodología de optimización de inventarios desarrollada a través de cientos de consultorías a distintas empresas. Fundada en 1971 en Chicago, Illinois, hoy en día este sistema está posicionado como una de las soluciones líderes para planeación de la demanda y optimización de inventarios, con robustos modelos estadísticos y algoritmos especializados en optimización de costos.


SAMANTHA PERALTA, Logistic Assesment Consultant

Planifica la demanda y la compra con GAINSystems

¡Comparte con tus contactos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *