Última milla: 5 claves para resolver los problemas en 2022

Problemas de la última milla

 

La industria de la logística está creciendo y la demanda por un servicio más veloz y efectivo ha convertido las entregas de última milla en una parte crucial de la administración de la cadena de suministro. Las entregas de última milla se refieren al proceso de transportar bienes y productos desde un almacén, dark store o tienda hasta la dirección del cliente.

¿Cuál es el problema de la última milla?

El principal objetivo de la logística de última milla es entregar el pedido al cliente lo antes posible. El problema es que, aunque los clientes quieren entregas rápidas sin costo, este proceso es extremadamente costoso, sumando hasta el 53% del costo total de los envíos. Por lo tanto, cada ineficiencia en el proceso incrementa significativamente los costos de las entregas y reduce la rentabilidad del negocio. Sin la infraestructura adecuada y la maximización de economías de escala en cada punto de este proceso, es poco probable que un negocio logre, al mismo tiempo, incrementar sus márgenes de ganancia y mantener felices a sus clientes.

Algunos de los problemas que comúnmente dificultan la última milla son:

  • Costos de entrega elevados

  • Falta de transparencia a lo largo del proceso

  • Comunicación interrumpida durante el rastreo de pedidos

  • Múltiples intentos fallidos de entrega

  • Ruteos ineficientes

  • Imprevisibilidad de cambios en las condiciones de tránsito

  • Falta de una infraestructura adecuada para entregas

  • Herramientas y tecnologías de entrega obsoletas

Alternativas para mejorar las entregas de última milla

  1. Transporte tercerizado

Las organizaciones cuyas operaciones de última milla crecieron recientemente suelen cometer errores en este proceso, lo cual es costoso y provoca el rechazo de los clientes hacia su marca. Dada la urgencia de perfeccionar las entregas a domicilio, varias empresas han optado por tercerizar sus operaciones de última milla, con tal de mitigar la curva de aprendizaje que implica gestionar una operación propia.

Con esta decisión, pueden aprovechan la infraestructura física de transportistas para mejorar la calidad de su servicio sin absorber el riesgo y los costos de poner en marcha una operación interna. Sin embargo, la tercerización de la última milla no es una solución mágica; con el propósito de lograr entregas puntuales y pedidos completos, las organizaciones deben también enfocarse en optimizar otros procesos, tales como:

  • Control de inventarios

  • Aprovisionamiento

  • Acomodo de mercancías

  • Surtido

  • Servicio al cliente

Una de las desventajas de tercerizar las operaciones última milla es depender de factores externos que la empresa no puede controlar, estar sujeta a cambios en las políticas del proveedor y a renegociaciones de los términos de su contrato, recibir un mal servicio a clientes, etc. Además, puede ser conveniente —financieramente hablando— invertir desde un inicio en una operación propia de última milla, en vez de dirigir esos recursos a pagos mensuales que no contribuyen a la construcción de una infraestructura interna.

  1. Sistema de gestión de entregas

La implementación de una plataforma de gestión de entregas reduce los retos de la logística de última milla. Hoy en día, existen tecnologías que minimizan los errores más comunes de este proceso. Por ejemplo, si una ruta enfrenta bloqueos de tráfico, un sistema puede automáticamente redirigir al vehículo para evitar retrasos. Estos softwares —comúnmente conocidos como delivery management systems también están diseñados para integrar los eslabones de la cadena de suministro, por lo que pueden trabajar con base en información de otros sistemas y ayudan a gestionar todos los frentes relacionados con las entregas:

  • Asignación automática de órdenes

  • Despacho automático

  • Soporte a clientes a través de chatbots

  • Ruteo dinámico en tiempo real

  • Programación flexible de entregas

  • Rastreo en vivo para clientes

  • Pruebas de entrega digitales (PODs)

  • Comunicación con conductores

  • Reclutamiento y capacitación de operadores

  • Logística inversa

Las herramientas de business intelligence de un sistema de gestión de entregas tienen la capacidad de generar información detallada de las operaciones diarias y de analizar estos datos para rastrear su desempeño con base en indicadores, tales como el tiempo total en ruta, la tasa de cumplimiento de órdenes, los costos de transporte, la satisfacción del cliente, etc.

5 maneras de resolver los problemas de última milla

Transportista 3

  1. Reducir la distancia entre el cliente y el almacén

Para reducir los factores de riesgo, los costos y los tiempos de entrega, es recomendable que el centro de distribución esté ubicado cerca de la zona donde hay una mayor concentración de consumidores. Un almacén cercano a los domicilios de entrega también puede servir como un punto de recolección o devolución de pedidos para los clientes, lo cual facilita la logística inversa y reduce la longitud de cada recorrido. Además, esta cercanía incrementa el ROI de las operaciones de almacén al simplificar el manejo de inventarios y simplificar cada proceso.

  1. Utilizar tecnología para la optimización de entregas

Las nuevas tecnologías están analizando información en tiempo real para habilitar una toma de decisiones más informada y acertada. Estas tecnologías integran soluciones basadas en Machine Learning e inteligencia artificial para navegaciones en ruta, asignación de conductores, etc., lo cual genera ahorros en los costos operativos, reduce el tiempo total invertido en el ciclo logístico, planea rutas eficientes para varias entregas en un solo recorrido, y más.

  1. Optimizar rutas de entrega y ruteos dinámicos

Una planeación de rutas efectiva reduce los tiempos de entrega drásticamente. El uso de un software que programa rutas automáticamente puede recomendar las rutas más eficientes, mediante la consideración de un historial de entregas, tiempo, ubicación, capacidad del vehículo y tráfico. Cualquier actualización en el estatus del tráfico podría afectar los tiempos programados de entrega, pero con la tecnología adecuada, el conductor podría recibir una notificación instantánea de cualquier cambio en la ruta. Dado el volumen de los pedidos que hay que entregar, cualquier percance en las rutas de entrega ocasiona retrasos significativos, por lo cual es importante hallar una manera de monitorear el tráfico en tiempo real y notificar inmediatamente a los conductores del nuevo plan a seguir.

  1. Notificar al cliente sobre cada actualización en el envío

Los clientes actuales exigen entregas flexibles, debido a que no siempre están en casa cuando llega su pedido. Por lo tanto, los consumidores deben recibir notificaciones regularmente a lo largo del proceso de entrega, con tal de que sepan dónde están sus compras en cada momento. Esto no sólo beneficia al cliente, sino también al conductor, ya que asegura la disponibilidad del cliente en el momento de la entrega. Además, esta visibilidad incrementa la confianza del consumidor en la marca, dado que siempre tiene certeza de que recibirá su pedido.

Un estudio que observó las tendencias de consumo de 4,700 personas de Estados Unidos, Alemania y China reveló que una amplia variedad de opciones de entrega y el valor percibido del servicio de entrega son los principales criterios de los consumidores para tomar decisiones de compra, y tienen un alto impacto en las ventas de e-commerce de una empresa.

  1. Implementar un sistema efectivo de rastreo de entregas en tiempo real

El rastreo de pedidos en tiempo real ayuda a las empresas y a los clientes a mantenerse al tanto sobre el estatus de los paquetes hasta que llegan a su destino final. Este rastreo permite compartir actualizaciones de entrega en tiempo real. Los problemas como el incumplimiento de horarios programados, dificultades con la optimización de rutas, la falta de pruebas de entrega (PODs) y la falta de infraestructura para ofrecer pagos sin contacto pueden afectar la experiencia del cliente y la prosperidad de un negocio. Los mayores retos que amenazan a las operaciones logísticas pueden ser resueltos con la implementación de una solución avanzada que simplifique las operaciones y las haga funcionar a su máxima velocidad.

El futuro de la última milla

De ahora en adelante, las entregas de última milla aumentarán su complejidad, pero esto no necesariamente implica que aumentará su costo también. Las empresas deben mantener la mirada hacia delante y considerar seriamente la adopción de estrategias innovadoras para generar ventajas competitivas en el mercado. A largo plazo, esto reducirá los costos mediante herramientas alternativas de entrega, tales como el crowdsourcing de repartidores, el uso de vehículos eléctricos, la inauguración de dark stores, entre otras. Es importante considerar la escalabilidad de estas herramientas al momento de decidir qué estrategia implementar, ya que el e-commerce sigue creciendo y la capacidad de las organizaciones debe cubrir la demanda.

 

¡Síguenos en LinkedIn para mantenerte informado de contenido relacionado!